Definir complaciente

Negociador Complaciente: Negociadores que les gusta complacer a las partes, evitan el enfrentamiento. Favorecen la relacionan personal teniendo ésta un gran peso a la hora de llegar a un acuerdo. El Negociador Complaciente Colaborativo: Consciente de que cualquier negociación requiere de un proceso y unas fases que hay que cumplir. Tiene ... Significado de Complacente: adjetivo masculino e feminino 1. Diz-se de quem possui ou revela complacência; condescendente; compreensivo: um gesto complacente 2. Que é prestativo, que gos... Dicionário Léxico de Português Las personas que buscan complacer todo el tiempo suelen tener una baja autoestima.Por ello necesitan que otros los reconozcan. La mejor forma para dejar de ser complaciente es aprendiendo a amar lo que eres y trabajando en tu autoestima. “Si vives para agradar a los demás, todos te amarán excepto tú mismo.” complacencia - Significados en español y discusiones con el uso de 'complacencia'. Estilo complaciente: (ceder) Tratar de resolver el conflicto cediendo ante la otra parte. Quién adopta esta modalidad manifiesta un comportamiento poco asertivo pero cooperativo. 3.- Estilo impositivo: (competir) Tratar de resolver las situaciones mediante un comportamiento agresivo para que las cosas se hagan como uno quiere. complaciente . adj. Que causa alegría y satisfacción o la siente. Que está interesado en complacer a los demás, concediéndoles lo que piden o no criticando sus errores: madre complaciente. 'complaciente' aparece también en las siguientes entradas: acomedido - amable - dulce. En este artículo, por lo tanto, no solo queremos definir bien definido qué es un cliente, sino que perfilamos cinco tipos de clientes básicos que puedes localizar perfectamente entre tus habituales. Una vez localizados, además, te ofrecemos un pequeño consejo sobre cómo tratarlos. Eso sí, a partir de ahí te toca a ti (y a tu equipo ... complacencia 1. s. f. Satisfacción que siente el que está complacido. agrado, gusto descontento, disgusto 2. Actitud de la persona que quiere agradar a otra me cedió su lugar con complacencia. atención, amabilidad 3. Actitud de la persona tolerante que permite que otro haga lo que quiera aunque no sea conveniente tiene muchas complacencias con sus ... Diccionario de antónimos Todas las personas implicadas en procesos de negociación, se enfrentan a oponentes con diferentes formas y actitudes personales traducidas en estilos o estrategias de negociación.Conocer y entender las motivaciones de los diferentes estilos permite la preparación de estrategias tendientes al acercamiento de posturas con la finalidad de lograr acuerdos aceptables a las partes.

PODEMOS, yendo más allá

2015.06.10 20:40 podemosvirtual PODEMOS, yendo más allá

Los partidos políticos fueron en sus inicios áreas de discusión, pero diferentes presiones instaladas en el terror (guerras/guillotina) hicieron que derivaran en totalitarios. Fue Mijail Pavlovic Tomski, máximo dirigente del Consejo de Sindicatos rusos durante 1918/1929 quien dijo:”Un partido en el poder y todos los demás en prisión”. El totalitarismo en los partidos europeos es su marca de origen.
Es verdad que la existencia de los partidos políticos data de mucho tiempo, sin embargo, eso no permite justificación alguna para seguir con ellos, salvo un balance positivo, esto es que el bien de su existencia superara al mal de la misma, se debería continuar con este esquema político dividido en partidos.
Las Constituciones, esas llamadas Cartas Magnas como el mismo Contrato Social de Rosseau son meramente intencionales, porque en ellas se habla y se dice respetar la voluntad general como supra voluntad respecto a la individual, sin embargo el olvido funcional de tanta letra convierte en constante ilicitud el procedimiento en cuanto a ellas. Solo lo justo es legítimo.
Para intentar dar voz al pueblo, dándole la posibilidad de expresarse ante problemas que afecten a la vida pública, debemos hacer una quita de pasión colectiva. La voluntad general, de alguna manera, está signada por esta premisa ya que confluye en esto una toma de conciencia que por ser tal es desapasionada.
Sin duda cuando se pensó en un sistema justo de gobierno, todo se agotó en el representativo que llega a nuestros días, sin embargo, aquellos representantes del pasado eran conocidos, cercanos y verdaderos representantes del pensamiento vivo de los pueblos. La deformación es evidente, el pueblo perdió, si es que lo poco que la tuvo merece mención, la capacidad de expresión en los problemas públicos, por aquello de que “El pueblo no gobierna ni delibera sino por medio de sus representantes” (Constitución Argentina).
¿Resistiría un partido político la lupa de la verdad, la justicia y el bien público?
Si como dijimos, se trata de quitar pasión colectiva para dar lugar a la decisión meditada, como hacerlo si el partido político es la exacerbación misma de esa pasión, donde la organización suele presionar sobre el pensamiento de sus miembros. Objetivamente un partido político se fundamenta en su propio e ilimitado crecimiento y cada vez que intentamos bucear en sus entrañas llegamos a su génesis, el totalitarismo. Prima en todo esto aquella verdad revelada de que para el fin, cualquier medio es bueno, no importa del campo en que se hable, el económico por citar un ejemplo, justifica cualquier desguace social como ser austeros en los salarios o la grandeza nacional a costa de un presupuesto sacado de una merma en un servicio social, total, el fin lo justifica, al menos eso decía Maquiavelo. Solo el bien es un fin.
El partido es en principio, un instrumento para servir a una cierta concepción del bien público. ¿Lo es? Puede que en cierto modo lo sea, ya que la vaguedad del término cumple con la función de estar presente como objeto en todos los partidos, sin embargo si queremos precisar doctrina en cada uno de ellos, entraríamos en la nebulosa, imprecisa y complaciente forma que muchas veces tiende a expresar lo que íntimamente no creemos, sino por una cierta lealtad que supone lo contrario, al menos con el representado.
Al mencionar la palabra doctrina en referencia a un partido, me retrotrajo a uno de los libros que lograron en algún momento adoctrinar mi pensamiento: “Conducción Política”, y no era más que una serie metodológica discursiva que resultaba de disertaciones del General Perón en distintos ámbitos públicos. Aunque debo decirlo, una persona con ideas, no necesariamente se ajuste a una doctrina, menos aún pueda existir en forma real una doctrina colectiva, solo se logra elevar el nivel por sobre lo demás cuando decimos por ejemplo doctrina cristiana.
Lo que sí existe es que los partidos políticos en pos de sus búsquedas, congreguen una cantidad casi omnímoda de poder, pero el poder nunca alcanza y eso marca un límite en lo interno, o en lo externo, en lo nacional o internacional.
El bien público, es de todas maneras algo difícil de definir, un término vacío que intenta armar un arquetipo ficcional y el camino hacia ello es la búsqueda inequívoca de más poder y en cuestión de poder, la palabra demasiado no existe, por lo que siempre se quiere más, esa es la tendencia en los partidos: más y más poder. De todas maneras como ese aumento de poder simula un bien porque el partido seguiría creciendo, este crecimiento es el aporte a ese bien y por consiguiente se manifiesta la tendencia de la presión colectiva del partido sobre el pensamiento de sus miembros. Y en esto la propaganda juega un papel preponderante con el matiz del intento de informar, lo que realmente se hace es persuadir. De educar, ni hablar.
Respecto al comportamiento partidario, no concuerda muchas veces con el mismo pensamiento individual, el todo difiere una vez más de la parte, pensamos de una forma y actuamos como dice el partido aunque fuera contrario a nuestra idea. Recuerdo que Perón, nos decía:”No hay que sacar los píes del plato”, algo así como hay que votar lo que dice que hay que votar el partido a riesgo de que te acusen de traidor si actúas en contrario. O sea que el bien público señalado puede ser definido individualmente de una forma y partidariamente de otra, pero aunque sea la mala forma la que define ese bien la partidaria, el corset no nos deja libertad de ser justos ni siquiera con nosotros mismos.
Estamos obligados a pensar en clave de una supuesta verdad partidaria, pero todos sabemos de la relatividad de toda verdad y si no la hay, si no hay verdad, aflora la legitimidad de pensar de cualquier manera. Por el contrario si se reconociera que hay una verdad suprema, solo estaría permitido pensar a tono con ella. Por eso muchas veces decimos como verdadero socialista que soy, pienso tal cosa, pero si damos paso a nuestra luz interior que ilumina nuestros pensamientos, entonces aparecen las contraposiciones respecto de aceptar una verdad que depende de la necesidad partidaria a que se nos obliga cuando tomamos parte en los asuntos públicos. La supuesta verdad se convierte en lo contrario, en mentira.
Tampoco es válido y esto está muy acentuado en nuestros políticos actuales, lo de aceptar la distinción entre la libertad interior y una especie de disciplina partidaria que ejerce externamente sobre nuestra persona. La obligación conveniente instala la evidencia que si digo cosas porque el partido obliga y mi mente piensa lo contrario, miento. Lo que es peor, si detento un cargo electivo, lo hago (mentir) como representante del pueblo, ergo, miento a ese pueblo que me ha elegido.
Entiendo que de alguna manera el sistema de partidos ha servido para realizar políticas que se resolvieron mal o bien hasta ahora, pero manifiesto la virtud socrática de contradecir en la búsqueda de mejorarlo todo con la discusión.
Si te ataca por un momento la locura de la sinceridad y te insubordinas a lo que dice el partido, te penalizan y terminas apartado y con penas tanto materiales cuanto al honor como persona camuflado con el honor partidario. Se entiende algo así como remar contracorriente, sería algo así como faltar a la verdad revelada que dicta el partido para todos y se comienza a ser digno de desconfianza y al apartamiento por ser distinto al grupo. No debemos perder nunca la facultad de discernimiento propia del ser humano.
El miedo al castigo, a la penalización, nos lleva inexorablemente en demasiadas ocasiones al error. Deduzco y esto puede que llegue a ser un clásico, que personas obligadas (moralmente) a ejercer de políticos manifiesten su independencia de los partidos políticos por las razones obvias eximidas. Respeto por ello a Manuela Carmena y Ángel Gabilondo, personas intachables que no quieren sentirse acorralados.
Los partidos políticos están llenos de vicios y no tienen porque ser necesarios para ejercer política. La obligación de su existencia no deja espacio a intervenir si no se participa como la mayoría dentro de unas reglas que llevan a alejarse de ejercer para el bien de la sociedad. Solo circunstancialmente se llega a algún mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos, el punto de la obediencia está puesto en lo partidario, muchas veces reñido con la verdadera causa noble de representar al pueblo que la mayoría de las veces carece de elección legítima sobre candidatos, es una llanura igualitaria, son todos iguales de malos. El 15 de Mayo de 2011 procedió un cambio, quizá no a la vista de todos, porque los cambios requieren maduración y la miopía se corrige con el tiempo en base a una enseñanza que nos ha dejado aquel verdadero hito. Se puede hacer política con ausencia de partidos políticos. Demostrado. Solo con voluntad y organización.
No debemos conformarnos, la obsecuencia partidaria erradica el discernimiento, se olvida del deseo incondicionado y se pliega uno a la conformidad planeada de antemano asfixiando de alguna manera la verdad, no la revelada, sino la nuestra, nuestra verdad.
Las personas, bienintencionadas sin duda, se afilian sin saber a las claras la posición de su partido respecto a los problemas que le atañen, a la solución de los mismos y se acepta con la afiliación someterse a la autoridad que dicta las normas y suprime el discernimiento que no sea en función del propio partido. Aquel totalitarismo del que hablábamos al principio.
¿Qué tal si nos libramos de etiquetas? El balance sobre la actuación en política en base a dividirse en partidos parece ser, según ciertas reflexiones, negativo. Su principio totalitario, sus efectos contrarios al bien de la sociedad, sus prácticas referidas a un pensamiento único, evidencian que no son nada bueno para el avance social.
De esta forma podremos elegir posturas diferentes por estar sobre la mesa, no por pertenecer a un partido, porque seguramente estaremos de acuerdo con algunas cosas que diga algún partido y con otras de algún otro. Lo válido son las propuestas no los cargos ni las posturas partidarias en cada una de ellas únicamente por una especie de lealtad que se convierte en lo contrario hacia los ciudadanos.
También podemos hablar en términos materiales, económicamente los partidos (al menos debería ser así) se costean con un porcentaje sobre su cantidad de votos. ¿Cuánto le sale al erario público esta forma de dar liquidez a los partidos políticos? ¿No sería mejor aportar ese dinero en ayuda a la dignidad, tan ausente en estos tiempos? El último informe del Tribunal de Cuentas, los partidos políticos en España en 2012 han recibido 273,1 millones de euros invertidos en sus campañas y sostén, haciendo la salvedad que únicamente Podemos, desde que suma votos, ha ahorrado dinero a las arcas públicas porque ha logrado mal financiarse por medio de sus créditos mediante el método de crowdfunding. Si Podemos puede, todos pueden.
Pero dudo mucho que Podemos haya nacido para ser un partido político, sino más bien una palanca para convertir las ideas en acción por medio de mayorías populares empoderando a la gente, sin etiquetas. Es decir recuperando en hechos algo que en la práctica nunca se tuvo: soberanía. Son objetivas las palabras expresadas en “Understing Podemos” respecto a que Podemos no es un partido revolucionario, ni un movimiento asambleario, sino más bien una fuerza soberanista. De todas formas, y obviando la palabra partido, hay en todo esto algo de revolucionario, la revolución está ahí, en el cambio de manos del poder, en el intento de llevar las iniciativas populares a la mismísima Constitución Española. Cambiar para que todo cambie.
Muchos dirán que no, que es imposible cambiar lo instalado y que “tan bien” ha funcionado, el “reaccionariado” estará totalmente en contra. ¿Si es tan fácil porque no se hizo antes? Dirán otros. Difícil es tomar la decisión, pero el acto en sí de cambiar cosas que parecen magnificentes es probadamente sencillo.
Los partidos y los partidarios, los que publicitan una única manera de pensar se diluyen en una línea argumental que lleva como fin el propagandístico. Llevo dos años asistiendo a una tertulia televisiva a la que una mente amplia daría por caducado al segundo de sus programas, sin embargo, alguna que otra vez (contadas ocasiones) aparece alguien con luz propia que logra alumbrar alguna idea que es de respetar por ser idea, no por descalificar con un objetivo específico de notable bajeza.
Nos debemos librar de posturas que toman posición de una opinión sin considerar otra que le sea contraria. Me gusta cuando Manuela Carmena dice que está dispuesta a escuchar propuestas sin mirar de que partido vienen, son aportes que pueden ser mejores que los nuestros propios, claro que para ello hay que estar dispuesto, ser amplio de miras y para ello es fundamental no pertenecer a ningún partido como ella, que carece de autoridad (salvo la legal) que la mande.
Debemos intentar ser más creativos, y la creatividad es hija de la libertad, la enseñanza debe ser más libre, estimular el pensamiento desde niños sin obligarlos a debatir entre una postura u otra, hay que reflexionar y hacerlo por uno mismo. Joan Antoni Melé, subdirector de Banca Ética (Triodos Bank) explica que la educación debe ser libre, basada en los tres conceptos que dieron lugar a un cambio: libertad, fraternidad e igualdad. No se trata de tomar partido, sino de pensar por uno mismo, por eso hay que avanzar erradicando los partidos políticos donde reina actualmente la oscuridad y la hipocresía.
Pablo Iglesias, en el mencionado: artículo “Entendiendo a Podemos”, precisa: “Si algo nos ha hecho fuerte, es que no hemos permitido que los núcleos militantes que nos aíslan de los deseos de la sociedad, puedan secuestrar a una organización que está más allá de las identidades de sus líderes políticos, cuadros y militantes de un instrumento para el cambio político en España”.
Es obvio que entender ciertas cosas es vedado a personas que vienen de una educación sistemática, además de que los cambios nunca sientan bien en un principio, salvo que pertenezcas a esa generación que promueve ese cambio. De todos modos, hay una cierta permeabilidad al cambio cuando la voluntad se vuelve invencible y tanto los detractores, los obsecuentes, los incrédulos se someten al tamiz que tan bien definió Ghandi: “Primero te ignoran, después se ríen de ti, luego te atacan, entonces ganas”.
Aldo Del Zoppo Forno S/G Municipio Podemos Salt
submitted by podemosvirtual to podemos [link] [comments]


Definición de compasivo Definición de benigno Cinco estilos de negociación para resolver conflictos ... Definición de indulgente Tipos de familia Definición de solícito Definición de clemente Definición de servicial ¿Cómo una mujer identifica que su vagina es estrecha ... Definición de espléndida

Complaciente, todos los antónimos

  1. Definición de compasivo
  2. Definición de benigno
  3. Cinco estilos de negociación para resolver conflictos ...
  4. Definición de indulgente
  5. Tipos de familia
  6. Definición de solícito
  7. Definición de clemente
  8. Definición de servicial
  9. ¿Cómo una mujer identifica que su vagina es estrecha ...
  10. Definición de espléndida

Descarga gratis esta aplicación en http://www.semantix.com/es_es/nuevo-dixio-desktop/ Source: Tesauro Español (OpenThesaurus) solícito 1 acomedido, servicial... This video is unavailable. Watch Queue Queue. Watch Queue Queue Puedes descargar este programa gratuitamente en http://www.semantix.com/es_es/nuevo-dixio-desktop/ Source: Tesauro Español (OpenThesaurus) benigno 1 apañado,... Puedes descargar este programa gratuitamente en http://www.semantix.com/es_es/nuevo-dixio-desktop/ Source: Tesauro Español (OpenThesaurus) espléndido 1 óptim... En este vídeo se explican los cinco estilos de negociación propuestos por Killman: competitivo, colaborador, flexible, complaciente y evasivo. Se presentan v... Puedes descargar este programa gratuitamente en http://www.semantix.com/es_es/nuevo-dixio-desktop/ Source: Tesauro Español (OpenThesaurus) compasivo 1 benign... Puedes descargar este programa gratuitamente en http://www.semantix.com/es_es/nuevo-dixio-desktop/ Source: Tesauro Español (OpenThesaurus) indulgente 1 benig... Trabajo de la facultad sobre la familia. Song Solo pienso en ti (feat. Jackson Browne) Artist Enrique Urquijo y Los problemas This video is unavailable. Watch Queue Queue. Watch Queue Queue Normalmente, el orificio vaginal tiene en su parte inicial, un anillo compuesto por un tejido elástico que se mantiene cerrado, pero que se estira con facili...